martes, 11 de julio de 2017

“Regalo” de Corea

Regalo” de Corea

El 4 de julio el Tío Sam celebró su 241o aniversario. Con ese motivo los mandatarios de numerosos países le enviaron mensajes o presentes de felicitación y Corea, también, le ofreció un significativo “regalo”.
Se trata del cohete balístico intercontinental “Hwasong-14”, que alcanzó la altura al máximo de 2,802 kilómetros y navegó la distancia de 933 kilómetros. Ya en fines de mayo, tras el ensayo de lanzamiento del cohete balístico dotado del sistema inductivo de control exacto, Corea había publicado que prepararía otro “regalo en paquete” más grande para su “amigo” y esta vez cumplió su promesa.
Al Tío Sam le sería más “emocionante”, porque todo su territorio, para no hablar de sus bases militares en la región del Pacífico, ya se ha puesto al alcance de las ojivas coreanas.
Tras la toma del trono del imperio, Trump le dio punto final a la política de “paciencia estratégica” de Obama y declaró el inicio de la nueva política sobre Corea sustentada en la “máxima presión e intervención”, propagándola ruidosamente como mayor “presente” que enviaba a Corea. En el paquete de este “obsequio” están la superdura presión militar y las medidas de sanciones sin una grieta respirable.
En abril pasado, ordenó golpear una base de las fuerzas aéreas de Siria y lanzar una bomba supergrande a Afganistán, anunciando que se trataban de “regalos” de “advertencia” para el país asiático.
Él quería prepararle con frecuencia tales “obsequios”.
Fue por esta razón que el 30 de junio trajo con el presidente surcoreano Moon Jae In en visita de su país un compromiso de que reforzarían disuasivas preponderantes mediante el mantenimiento del estado de defensa conjunta y responderían categóricamente a la “amenaza y provocaciones de Corea”. Muy contentos, los dos mandatarios brindaron por haber preparado un “magnífico regalo”. Pero, antes de llegarse este “presente” a su destino, le sorprendió a Trump el improvisado “regalo” y el compromiso resultó ser un esfuerzo vano. Este se quedó en la situación de cuidar primero de su seguridad antes de preocuparse del problema de Moon.
Es muy natural que el Tío Sam no se lo pasara por alto. Convocaría otra reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para preparar “presente” más fuerte. Con todo, no podrá sorprender a su adversario, igual como antes. Es probable si él tiene otro “regalo”.
Mas, Corea está siempre lista para hacerle al Tío Sam estremecerse de pánico. Su “regalo” a la fiesta de la independencia de Estados Unidos prenuncia el fin de la ambición norteamericana de dominación del mundo.

Óigame por favor, Tío Sam. Aguante la pena motivada por el “regalo” enviado de Corea en festejo de su jubilosa fiesta nacional. Contenga la ira y no arme alborotos. Sus imprudencias resultarán otros “obsequios”.

Victoria de la justicia

Victoria de la justicia

Ruidos atronadores resonaron en la región noroeste de la República Popular Democrática de Corea. El lanzamiento experimental del cohete balístico intercontinental “Hwasong-14” culminó con un éxito rotundo. Esto es el triunfo de Corea, la gran victoria de la justicia.

La victoria y su trascendencia histórica
No siempre triunfa la justicia. La historia ha sido testigo, con mayor frecuencia, de victorias de la injusticia que de victorias de la justicia. Una justicia que no se apoye en la fuerza no es más que una consigna fútil. Su prueba elocuente es el mundo actual.
Tras la Segunda Guerra Mundial, el mundo no le ha conferido a ningún país poseedor de artefactos nucleares la facultad de amenazar con ellos a ninguna otra nación que no los tiene. No obstante, Estados Unidos ha chantajeado a Corea con los mismos por más de medio siglo. Y con vistas a defender su derecho a la existencia y desarrollo, ese país asiático se vio forzado a poseer armas nucleares. Norteamérica y sus seguidores lo sometieron a toda una serie de sanciones y presiones, calificando de “ilegítima” la opción escogida por él mismo.
Un silencio total, ni siquiera un reproche, por parte de la comunidad internacional ante ese flagrante ejercicio de injusticia por EE.UU., la superpotencia nuclear. Más bien, algunas pontencias, pendientes del capricho estadounidense, se sumaron a la sanción contra Norcorea, en un intento de sacar de ello algún “provecho”. Engreído, Washington introdujo en la Península Coreana numerosos portaaviones, bombarderos estratégicos y submarinos nucleares, al acecho de una oportunidad para propiciarle a Pyongyang la anticipada nuclear.
Y fue Norcorea la que dio término a tal despotismo. Puso el punto final a una larga historia en que una injusticia monstruosa se señoreaba del planeta con toda saña. Ha llegado a su fin la trayectoria de un imperio soberbio que se creía capaz de todo en su condición del líder mundial y que podía hacer todo lo que se le antojara contra aquellos que no fueran de su agrado.
El éxito de Corea es todo un acontecimiento trascendental que asegura la paz en la Península Coreana, el noreste asiático y el mundo. Con la posesión coreana del mencionado cohete, Estados Unidos ya no abriga ni el remoto designio de desatar una nueva guerra contra Norcorea y esta se ha convertido en el garante de la paz y estabilidad en su región y el orbe.

La inevitabilidad del triunfo

En el año 1905 cuando el imperialismo japonés ocupó militarmente a Corea, esta era incapaz de fabricar un solo rifle y contaba con una potencia energética de apenas 227 caballos de vapor. Theodore Roosevelt, quien fuera presidente norteamericano a inicios del siglo pasado, describió a los coreanos como una nación incapaz de levantar un dedo para su propia defensa. Fue esa endeblez la que los obligó a ser esclavos coloniales bajo laocupación militar nipona durante cuatro decenios.
Buen conocedor de las lecciones de la historia, Kim Il Sung, fundador de la Corea socialista, creó la idea Songun ya en los primeros tiempos de su lucha revolucionaria y realizó ingentes esfuerzos en aras de la defensa nacional. Por su parte, a finales de los años Kim Jong Il, Presidente del Comité de Defensa Nacional, definió el Songun como principal método de la política socialista, prestó atención primordial al fortalecimiento de la capacidad de defensa nacional y dotó al país de artefactos nucleares ante el creciente chantaje nuclear norteamericano.
Fiel continuador de la dirección del Songun de sus predecesores, el Máximo Dirigente Kim Jong Un ha consolidado por todos los medios las fuerzas nucleares del país al presentar la línea de desarrollo palalelo de la economía y las fuerzas nucleares. Son resultados lógicos de ello la adquisición por Norcorea de la tecnología de lanzar proyectiles balísticos desde el submarino estratégico, la posesión de cohetes balísticos de disímiles distancias y de la bomba de hidrógeno, “artefacto absoluto del planeta”, así como el éxito en el primer lanzamiento experimental del cohete balístico intercontinental.

Eterno triunfo de Corea
Ante la noticia del exitoso lanzamiento del “Hwasong-14”, EE.UU. y otros países que siguen a su política de hostilidad contra Norcorea se convirtieron en ollas de grillos. Si bien la sometieron a la “máxima presión”, tal como confesaron, no pudieron impedir su avance hacia la perfección de las fuerzas nucleares a escala nacional.
¿Qué más puede hacer ahora Norteamérica?
Si optara por la guerra, debería estar dispuesta a que su territorio se reduzca en cenizas y retornara a la edad primitiva. Tampoco se le permite contemplar por tiempo indefinido a Norcorea consolidar su poderío nuclear. El exitoso lanzamiento del “Hwasong-14”, a menos de dos meses de la igualmente exitosa proyección del “Hwasong-12”, debe de haber impactado terriblemente a las fuerzas hostiles acaudilladas por Norteamérica. Resulta imprevisible lo que Pyongyang pueda mostrar al mundo en cualquier momento: ¿Un “Hwasong-16” u otra mayor pesadilla?
Por mucho que se esfuerce, a Washington no le queda más que reconocer la posesión de armas nucleares por Norcorea y dialogar con ella. Con ella no funcionan la sanción ni la presión. En un artículo dedicado hace poco a Twitter, el presidente norteamericano Trump reconoció el fracaso del plan norteamericano de detener el desarrollo nuclear norcoreano con la movimización de China, en tanto que el presidente del Comité de Consulta Diplomática de Estados Unidos calificó la “desnuclearización de Norcorea” como un objetivo irreal. Esas declaraciones fueron dadas antes del éxito del “Hwasong-14”. Entonces no es difícil suponer lo que dirían Trump y otras autoridades estadounidenses. Su derrota ya se ha definido.
¿Qué nos enseña el triunfo histórico de Corea?
La eterna victoria del artefacto nuclear en una mano justiciera y la inexorable derrota del que posee una mano injusta.
Tal es la declaración histórica de la verdad y de la justicia. 

Impacto del cohete balístico intercontinental “Hwasong-14” y su significado La República Popular Democrática de Corea (RPDC) logró éxito en el lanzamiento de ensayo del cohete balístico intercontinental “Hwasong-14”, lo cual agita al mundo. ¿Qué sentido insinúa a la comunidad internacional el impacto de este lanzamiento seguido por el del cohete balístico estratégico tierra-tierra de alcance intermediario “Hwasong-12”, efectuado en mayo pasado? Primero, la existencia real de la RPD de Corea como potencia nuclear del Oriente no negable y su posición estratégica. Antes que nada, sus fuerzas armadas nucleares en la fase superior. La RPD de Corea ya antes ha poseído la bomba de hidrógeno y realizado la disminución, aligeración y diversificación de la ojiva nuclear. Lo que se le quedó fue hacer lo que la transportara. Posteriormente a la tenencia de la bomba termonuclear, con miras a poner fin definitivamente al chantaje nuclear de Estados Unidos de América, la desarrolló notable y altamente. En junio de 2016 lanzó el cohete balístico estratégico tierra-tierra “Hwasong-10” de alcance intermediario, cuya altura máxima fue de 1 413,6 kilómetros, mientras la del cohete “Hwasong-12” lanzado en mayo de 2017 fue de 2 111,5, el aumento en unos 700 kilómetros en menos de un año. A menos de dos meses de aquel tiempo logró éxito en el lanzamiento de ensayo del cohete balístico intercontinental “Hwasong-14”, última fase del complemento de las fuerzas armadas nucleares del país. El artefacto subió en 39 minutos a una altura de 2 802 kilómetros y navegó 933 kilómetros. Se trata, diríase, de una velocidad misteriosa que admira al mundo. También la RPD de Corea alcanzó un nivel notable en la esfera de la tecnología de lanzamiento del cohete. Lanzó con el ángulo recto casi todos los cohetes estratégicos de ensayo. El lanzamiento con el ángulo recto no es concebible sin la tecnología extraordinaria, requiere una tecnología de tal nivel, y ningún país lo hizo. Norcorea, con el lanzamiento con el ángulo recto, aun no causándole daño a otros países, diríase, naturalmente realizó el lanzamiento de ensayo del misil balístico intercontinental, comentó el 27 de julio de 2016 la Asociación Nacional de los Coreanos Residentes en Estados Unidos en un artículo. El lanzamiento del “Hwasong-14” demostró que Norcorea es digna potencia nuclear que tiene cohete balístico intercontinental con el que puede golpear cualquier lugar del territorio norteamericano. Segundo, que ningún embargo y presión de Estados Unidos tiene validez para Norcorea y con nada puede detener el avance de ese país. La nueva Administración Trump, sucesora de la Obama, recurriendo a la “máxima presión e intervensión”, le perpetuó maquinaciones de aislamiento y estrangulación sin precedentes contra la RPD de Corea. Pero el imperio y sus seguidores no conocen una cosa. La RPD de Corea no recibió la ayuda y asistencia de algún país avanzado, sino que con sus propios recursos explotó la bomba termonuclear y produjo el cohete balístico intercontinental aun en las pésimas condiciones en las que sufría las extremadas restricciones de EE.UU. y sus acólitos. Por muy compleja y difícil que era la situación no se mostró vacilante ni en lo mínimo ni se rindió ante el imperialismo ni tampoco renunció al fortalecimiento de las armas nucleares y la capacidad disuasiva nuclear, que constituyen un medio de defensa de la justicia y soberanía. Todos los portentosos éxitos de la RPD de Corea alcanzados en los últimos años en el fortalecimiento de la capacidad de disuasión nuclear y el reparto Ryomyong y otras grandes construcciones hechos cuando el país estaba al borde de la guerra, son patentes testimonios de su firme espíritu de independencia. Norcorea cumple infaliblemente lo que se propone y nada puede frenar su avance, este es el sentido que el impacto del “Hwasong-14” insinúa. Tercero, que es, diríase, la solemne declaración que augura el fin de la ambición por el dominio del mundo por Estados Unidos. El cohete balístico intercontinental “Hwasong-14” fue lanzado el 4 de julio, día de la independencia de Estados Unidos, hecho de sentido verdaderamente profundo. Es que en el día de la independencia de EE.UU. que, valiéndose de la bomba atómica, realiza a su capricho ataques militares sólo contra los países pequeños y débiles, los no nucleares selectos, país que dio origen al alud de migrantes en el mundo y fomentó el terrorismo por doquier, el origen del mal, salió el arma estratégica de la RPD de Corea. El exitoso lanzamiento del “Hwasong-14” quebrantó la “supremacía nuclear” del imperio y el “mito sobre la era de Estados Unidos de América” que ha dominado el mundo hasta la fecha. Si Trump se atreviera a apretar el botón para el ataque nuclear anticipado contra la RPD de Corea, las ojivas nucleares transportadas por el cohete balístico intercontinental “Hwasong-14” arrasarán en un santiamén el territorio estadounidense y las bases de la agresión, algo hecho por sentado. Las armas nucleares de Norcorea que sofrenan a Norteamérica abren una espléndida perspectiva para la paz en la Península Coreana y el resto del mundo. Mientras que la RPD de Corea posee la bomba termonuclear de justicia, el imperio no desatará nunca en la Península Coreana una guerra nuclear que pondrá fin a su existencia y en el noreste asiático y en el resto del mundo la paz será preservada fidedignamente. El lanzamiento del “Hwasong-14” da a conocer a los pueblos progresistas del mundo que la bomba termonuclear de justicia garantiza la auténtica paz.

Impacto del cohete balístico intercontinental
Hwasong-14” y su significado

La República Popular Democrática de Corea (RPDC) logró éxito en el lanzamiento de ensayo del cohete balístico intercontinental “Hwasong-14”, lo cual agita al mundo. ¿Qué sentido insinúa a la comunidad internacional el impacto de este lanzamiento seguido por el del cohete balístico estratégico tierra-tierra de alcance intermediario “Hwasong-12”, efectuado en mayo pasado?
Primero, la existencia real de la RPD de Corea como potencia nuclear del Oriente no negable y su posición estratégica.
Antes que nada, sus fuerzas armadas nucleares en la fase superior.
La RPD de Corea ya antes ha poseído la bomba de hidrógeno y realizado la disminución, aligeración y diversificación de la ojiva nuclear. Lo que se le quedó fue hacer lo que la transportara. Posteriormente a la tenencia de la bomba termonuclear, con miras a poner fin definitivamente al chantaje nuclear de Estados Unidos de América, la desarrolló notable y altamente. En junio de 2016 lanzó el cohete balístico estratégico tierra-tierra “Hwasong-10” de alcance intermediario, cuya altura máxima fue de 1 413,6 kilómetros, mientras la del cohete “Hwasong-12” lanzado en mayo de 2017 fue de 2 111,5, el aumento en unos 700 kilómetros en menos de un año. A menos de dos meses de aquel tiempo logró éxito en el lanzamiento de ensayo del cohete balístico intercontinental “Hwasong-14”, última fase del complemento de las fuerzas armadas nucleares del país. El artefacto subió en 39 minutos a una altura de 2 802 kilómetros y navegó 933 kilómetros. Se trata, diríase, de una velocidad misteriosa que admira al mundo.
También la RPD de Corea alcanzó un nivel notable en la esfera de la tecnología de lanzamiento del cohete. Lanzó con el ángulo recto casi todos los cohetes estratégicos de ensayo. El lanzamiento con el ángulo recto no es concebible sin la tecnología extraordinaria, requiere una tecnología de tal nivel, y ningún país lo hizo. Norcorea, con el lanzamiento con el ángulo recto, aun no causándole daño a otros países, diríase, naturalmente realizó el lanzamiento de ensayo del misil balístico intercontinental, comentó el 27 de julio de 2016 la Asociación Nacional de los Coreanos Residentes en Estados Unidos en un artículo.
El lanzamiento del “Hwasong-14” demostró que Norcorea es digna potencia nuclear que tiene cohete balístico intercontinental con el que puede golpear cualquier lugar del territorio norteamericano.
Segundo, que ningún embargo y presión de Estados Unidos tiene validez para Norcorea y con nada puede detener el avance de ese país.
La nueva Administración Trump, sucesora de la Obama, recurriendo a la “máxima presión e intervensión”, le perpetuó maquinaciones de aislamiento y estrangulación sin precedentes contra la RPD de Corea. Pero el imperio y sus seguidores no conocen una cosa. La RPD de Corea no recibió la ayuda y asistencia de algún país avanzado, sino que con sus propios recursos explotó la bomba termonuclear y produjo el cohete balístico intercontinental aun en las pésimas condiciones en las que sufría las extremadas restricciones de EE.UU. y sus acólitos. Por muy compleja y difícil que era la situación no se mostró vacilante ni en lo mínimo ni se rindió ante el imperialismo ni tampoco renunció al fortalecimiento de las armas nucleares y la capacidad disuasiva nuclear, que constituyen un medio de defensa de la justicia y soberanía.
Todos los portentosos éxitos de la RPD de Corea alcanzados en los últimos años en el fortalecimiento de la capacidad de disuasión nuclear y el reparto Ryomyong y otras grandes construcciones hechos cuando el país estaba al borde de la guerra, son patentes testimonios de su firme espíritu de independencia.
Norcorea cumple infaliblemente lo que se propone y nada puede frenar su avance, este es el sentido que el impacto del “Hwasong-14” insinúa.
Tercero, que es, diríase, la solemne declaración que augura el fin de la ambición por el dominio del mundo por Estados Unidos.
El cohete balístico intercontinental “Hwasong-14” fue lanzado el 4 de julio, día de la independencia de Estados Unidos, hecho de sentido verdaderamente profundo. Es que en el día de la independencia de EE.UU. que, valiéndose de la bomba atómica, realiza a su capricho ataques militares sólo contra los países pequeños y débiles, los no nucleares selectos, país que dio origen al alud de migrantes en el mundo y fomentó el terrorismo por doquier, el origen del mal, salió el arma estratégica de la RPD de Corea.
El exitoso lanzamiento del “Hwasong-14” quebrantó la “supremacía nuclear” del imperio y el “mito sobre la era de Estados Unidos de América” que ha dominado el mundo hasta la fecha. Si Trump se atreviera a apretar el botón para el ataque nuclear anticipado contra la RPD de Corea, las ojivas nucleares transportadas por el cohete balístico intercontinental “Hwasong-14” arrasarán en un santiamén el territorio estadounidense y las bases de la agresión, algo hecho por sentado.
Las armas nucleares de Norcorea que sofrenan a Norteamérica abren una espléndida perspectiva para la paz en la Península Coreana y el resto del mundo. Mientras que la RPD de Corea posee la bomba termonuclear de justicia, el imperio no desatará nunca en la Península Coreana una guerra nuclear que pondrá fin a su existencia y en el noreste asiático y en el resto del mundo la paz será preservada fidedignamente.
El lanzamiento del “Hwasong-14” da a conocer a los pueblos progresistas del mundo que la bomba termonuclear de justicia garantiza la auténtica paz.


viernes, 7 de julio de 2017

INTERNACIONALISTA EJEMPLAR

Internacionalista modelo
“El compañero Kim Il Sung es auténtico internacionalista proletario y comunista
modelo que defendió a riesgo de la vida y con las armas a la Unión Soviética de la
agresión imperialista en el oriente.”
Esta es una frase del discurso de Stalin pronunciado en el banquete ofrecido en
honor de Kim Il Sung (1912-1994) que en 1949 al mando de una delegación
gubernamental de la República Popular Democrática de Corea, estaba de oficial visita
de amistad en la antigua Unión Soviética.
Retrospectivamente, en el pasado Kim Il Sung, aun cuando con miras a liberar el
país de la ocupación militar de Japón libraba la ardua Lucha Armada Antijaponesa
sin contar con la ayuda del ejército regular ni con la retaguardia estatal, defendió con
armas a la Unión Soviética, primer país socialista en el mundo. Cada vez que el
imperialismo nipón perpetraba provocaciones armadas contra el país europeo como el
“incidente de Hassan” de 1938 y el “incidente de Jaljingol” de 1939, sosteniendo en
alto la consigna “¡Defendamos con armas a la Unión Soviética!” orientó a las
unidades del Ejército Revolucionario Popular de Corea a que lo golpearan duramente
por detrás al ejército japonés para causarle gran pérdida de los efectivos y equipos
bélicos y darle al traste con el acarreo de los materiales bélicos, contribuyendo
grandemente a que el ejército soviético saliera victorioso.
En aquel tiempo Kim Il Sung ayudó activamente también a los revolucionarios
chinos que libraban la lucha antijaponesa.
Chen Lei, uno de los miembros de mando de las Fuerzas Aliadas Antijaponesas
del Noreste de China, en sus memorias escribió:
“Como es conocido por todo el mundo, la abnegación del compañero Kim Il Sung
para la revolución y el pueblo chino que hizo durante la revolución antijaponesa, fue,
de veras, la sincera por la que todos nosotros debemos agradecerle cien veces. El
Presidente Kim Il Sung, aun librando con osadía la lucha armada contra el
imperialismo japonés y para rescatar el país arrebatado, entabló profundas relaciones
con los destacados generales de las Fuerzas Aliadas Antijaponesas del Noreste e hizo
exhaustivos esfuerzos para la revolución china. Ofreció sin vacilación y
exhaustivamente ora a los comandantes y guerreros capacitados por él mismo, ora
aun pasando dificultades, municiones, uniformes militares y otros materiales.”
Kim Il Sung, aun después de liberar el país, ayudó en alma y lo material a los
revolucionarios chinos en el combate contra Kuomintang de Chiang Kai-shek,
haciendo contribución decisiva a que ellos mitigaran la crisis creada en el noreste del
país.
Mao Zedong, ex presidente chino, dijo que cada vez que su país pasaba
dificultades, los compañeros coreanos les prestaron ayuda. Zhu De, ex comandante
en jefe del Ejército de Liberación Popular de China, precisó: “La amistad como esta
es la excelente, ejemplar, y las posteridades tengan bien presente la amistad entablada
a costa de la sangre.”
Kim Il Sung, después de la guerra coreana (1950-1953), cuando el pueblo
coreano, enfrentado con Estados Unidos, caudillo del imperialismo mundial,
construía el socialismo, dispuso ayudar activamente a los países y pueblos en la lucha 1
contra el imperialismo y por la independencia.
A comienzo de la década de 1960 cuando el imperialismo norteamericano, con
miras a estrangular la revolución cubana en su cuna, dio origen a la “crisis del
Caribe”, manifestó plena apoyo y solidaridad con el pueblo cubano y lo ayudó cuanto
podía. En acato a su propósito, los miembros de la embajada coreana de aquel tiempo
acreditados en Cuba y los estudiantes coreanos se dispusieron a combatir al lado de
los aborígenes contra los yanquis.
En agosto de 1964 cuando acaeció el “incidente del golfo de Tonkín” Kim Il Sung
dispuso ayudar por todos los medios al pueblo vietnamita en la guerra contra la
agresión del imperialismo norteamericano. Hizo enviar los aviadores del Ejército
Popular de Corea al frente de Vietnam y también varios millones de uniformes
militares y otros materiales. El Presidente Kim Il Sung nos ayuda sinceramente a
nosotros, los vietnamitas. Es redentor y mi hermano carnal, dijo Ho Chi Minh, ex
presidente vietnamita.
No solo Vietnam sino también Camboya y Laos que lucharon contra la agresión
del imperialismo norteamericano y Egipto, Siria y otros países árabes que
combatieron al sionismo son beneficiados con noble benevolencia de Kim Il Sung.
Además, Kim Il Sung enseñó a los pueblos de los países africanos como Angola,
Mozambique, Zimbabwe y Namibia que luchaban por la liberación nacional el
camino por seguir y las vías para lograrla y les dio posible ayuda, logrando que en
África denominada “continente de obscurantismo” se abriera una nueva era de la
emancipación y la independencia. Sam Nujoma, primer presidente de Namibia
expresó que la independencia de Namibia es merced al Presidente Kim Il Sung, y el
compañero Presidente es gran maestro de la revolución de Namibia. El gran héroe,
compañero Kim Il Sung, dijo Samora Moises Machel, ex presidente de Mozambique,
nos enseñó el camino por seguir y nos pudimos liberar del yugo de esclavo, acoger la
liberación, y le agradezcamos en reflejo hasta del alma de nuestros antecesores.
Ya transcurrieron 20 años desde el deceso de Kim Il Sung, pero él, como sublime
prototipo del internacionalista, siempre vive en el corazón de los pueblos progresistas
del mundo
Vigésimo tercer aniversario del deceso de Kim Il Sung
Se trata del 8 de julio, fecha del fallecimiento de Kim Il Sung (1912-1994), Presidente de la
República Popular Democrática de Corea.
Con motivo de este aniversario los coreanos y otros progresistas del mundo evocan con
profunda emoción la vida de Kim Il Sung que con las destacadas ideas y teorías y las
descomunales prácticas revolucionarias, realizó sempiternos méritos ante la historia y la
humanidad.
Él nació en el seno de una pobre familia campesina al comienzo del siglo pasado cuando el
país estaba bajo la ocupación militar (1905-1945) del imperialismo japonés.
A la edad de poco más de 10 años, para salvar el destino del país y el pueblo, emprendió la
lucha revolucionaria y durante el empeño para buscar un verdadero camino por seguir concibió
la idea Juche (la idea de que uno es dueño de su destino y capaz de forjar esto) y la Songun (la de
priorizar los asuntos militares).
Luego, en los 70 años en los que conducía la revolución, aplicándolas con éxito, manifestó su
veracidad y vitalidad ante el mundo y logró que aquellas fueran grandes ideas rectoras para
asegurarles la independencia a las masas populares, como valiosos bienes espirituales de los
seres humanos.
Con su distinguida dirección implantó en Corea un régimen social centrado en las masas
populares que serviría de un buen modelo para la realización de la causa por la independencia de
la humanidad.
Habiendo liberado el 15 de agosto de 1945 el país con la Lucha Armada Antijaponesa de 15
años, de seguida fundó el 10 de octubre del mismo año, el Partido del Trabajo de Corea, realizó
con éxito la revolución democrática de character antimperialista y antifeudal y a base de esto
instauró la RPD de Corea.
Y condujo hacia la victoria la Guerra de Liberación de la Patria (guerra coreana de 1950-
1953) para defender la soberanía y la dignidad nacionales de la invasión de las fuerzas aliadas
imperialistas acaudilladas por Estados Unidos, así como la rehabilitación y construcción de
postguerra, la revolución socialista y la construcción socialista de varias etapas, convirtiendo el
país en un país socialista centrado en las masas populares, independiente en la política,
autosostenido en la economía y autodefensivo en la salvaguardia nacional.
Realizó gran mérito también para la reintegración de la dividida nación. Planteó los tres
principios de la reunificación de la patria, la proposición de la fundación de la República
Confederal Democrática de Coryo, el Programa de Diez Puntos de la Gran Unidad Pannacional y
otras justas y racionales propuestas para la reunificación e impulsó con pujanza el movimiento
por la reintegración de la nación, abriéndole espléndida perspectiva a esta magna obra.
Hizo gran contribución también a la independización del mundo. Lanzó el lema “¡Nos
unámonos con los del mundo que pretenden la independencia!”, ayudó exhaustiva y
sinceramente la independencia de muchos países y su desarrollo independiente e hizo
1
apasionados esfuerzos para que el movimiento socialista, el Movimiento de los No Alineados y
otros progresistas mantuvieran firmemente su ideal y principio.
Fue la más eminente personificación de las virtudes humanas. Estimó y respetó mucho al
hombre y a las masas trabajadoras.
Los entrevistados con él se quedaron todos encantados y guardaron en lo hondo de su corazón
el sentimiento de adoración hacia él.
Luise Rinser, diligente católica y escritora alemana, dijo que él era “ser divino, sin importar
que lo reconociera o no” y Jimmy Carter, ex presidente estadounidense, que él era más grande
que el conjunto de George Washington, Thomas Jefferson y Abraham Lincoln calificados como
los más ilustres en la historia de Estados Unidos.
Kim Il Sung fue, de veras, el más distinguido dirigente, el gran hombre sin igual y el virtuoso
que representó el siglo XX.
Falleció, pero su ideología y sus méritos son heredados continuamente.
Los coreanos lo tienen como cuando estaba vivo y como eterno Presidente de la República.
La idea Juche y la Songun presentadas por él son las eternas rectoras del pueblo coreano, cuya
invariable disposición y voluntad es avanzar de continuo por el camino de la independencia, el
Songun y el socialismo.
A finales del siglo pasado cuando el socialismo coreano, debido al deceso de Kim Il Sung que
era para la nación coreana un gran martirio, la concentrada ofensiva para estrangularlo de las
fuerzas aliadas imperialistas que realizaron aprovechando el desplome del socialismo en varios
países y las sucesivas calamidades naturales, se encontraba en las pésimas condiciones, el pueblo
coreano, enarbolando más la bandera del Songun, se alzó con bravura en la lucha antimperialista
y antiyanqui y defendió el socialismo. Además, incluso preparó el trampolín para hacer realidad
el deseo de Kim Il Sung, alcanzar la gran meta de la construcción de un Estado socialista,
poderoso y próspero. Desde entonces hasta la fecha en Corea acaecieron continuamente
múltiples maravillas, capacitándose el país para fabricar y lanzar el satélite artificial y poseer
armas nucleares.
Como efecto de las líneas y los proyectos de la reunificación independiente planteados por
Kim Il Sung, en la Península Coreana se abrió la era de la reintegración del 15 de Junio
sustentada en el ideal de “entre nosotros, los connacionales” y la reunificación entró en la fase
trascendental. Corea se empeñó en llevar a feliz término la obra de independizar todo el mundo
enunciada por Kim Il Sung, haciendo gran contribución al restablecimiento del movimiento
socialista internacional y su progreso y la realización de la causa mundial antimperialista y por la
independencia.
Muchos hombres del mundo continuamente alaban los imperecederos méritos y nobles rasgos
de Kim Il Sung y veneran a este.
Continúa con solemnidad el Festival Artístico de Amistad Abril en Primavera que se
efectuaba con motivo del aniversario de su nacimiento en Pyongyang. Todos los años, en ocasión
de este aniversario y el de su fallecimiento, tienen lugar en muchos países reuniones
recordatorias, mítines conmemorativos, conferencias, exposición de los libros y las fotos y otros
actos. En abril de 2012, con motivo de centesimo aniversario de su nacimiento, en Pyongyang, se
efectuó con solemnidad la conferencia mundial de la idea Juche con la participación de los
partidarios de esta idea de muchos países. A él los dirigentes y otros sectores de varios países le
ofrecen continuamente títulos honoríficos, ordenes, medallas y regalos.
La ideología y los méritos de Kim Il Sung son perpetuos, sempiternos.

8 DE JULIO de 1994,SIGUES SIENDO EL PRESIDENTE ETERNO

Gran hombre sin igual
Se trata de Kim Il Sung (1912-1994), eterno Presidente de la República
Popular Democrática de Corea, que pervive junto con el siglo XX cuando se
dio un avance sin precedentes en la forja del destino de la humanidad.
Fue genial ideólogo y teórico.
En la primera mitad del siglo XX, a la edad de poco más de 10 años
emprendió la lucha por liberar el país de la ocupación militar (1905-1945) de
Japón y al comienzo de sus actividades revolucionarias, a base del análisis
científico de la nueva era en embrión, concibió una nueva idea, la Juche, de que
el dueño de la revolución y su construcción son las masas populares y la fuerza
que las impulsa, la tienen también estas, dicho en otras palabras de que el
dueño del destino de uno es uno mismo y la fuerza que la fragua, la tiene
también uno mismo, y a la que hoy a escala mundial muchas personas se
adhieren. La idea enuncia lo teórico-práctico para oponerse al dominio y la
esclavitud de toda ralea y realizarle la independencia al hombre, las masas
populares, las tareas y vías para lograrlo. Es la integridad de los pensamientos,
las teorías y los métodos que hacen avanzar y culminar la causa por la
independencia de la humanidad.
A partir de la idea Juche, también presentó la idea Songun, la de que la
revolución es iniciada, avanzada y culminada con el fusil, es decir, de que para
realizar la causa de la independencia acompañada de la severa lucha
antiimperialista, es prioritario preparar las fuerzas armadas revolucionarias,
tenerlas como el grueso del artífice de la revolución y apoyarse en ellas para
hacer la revolución.
En virtud de la idea Juche y la Songun, la revolución coreana, pese a la
dificultad y complejidad sin precedentes con las que se tropezaba, pudo avanzar
victoriosamente. No solo el pueblo coreano sino también los demás
progresistas del mundo entero llegaron a tener una poderosa arma ideo-teórica
para la liberación nacional y la lucha antiimperialista. Se operó un nuevo
cambio en el campo ideo-espiritual de la humanidad y abrió una nueva era
histórica, la de la independencia, en la que las masas populares forjan de
manera independiente y creadora su destino.
Kim Il Sung fue gigante en la dirección nunca conocido en la historia.
A lo largo de su vida siempre estaba entre las masas y las convocó a que
superaran contratiempos y dificultades de toda ralea y protagonizaran méritos y
prodigios sin precedentes.
“La guerrilla no puede existir apartada del pueblo como el pez fuera del
agua” advirtió él.
Acatando a esto, el Ejército Revolucionario Popular de Corea (antecedencia 1
del Ejército Popular de Corea), aunque no contaba con la retaguardia estatal y
la ayuda del ejército regular, combatió al imperialismo japonés y liberó el país
(15 de agosto de 1945). La RPD de Corea, a poco de fundada, rechazó la
invasión (la guerra coreana de 1950-1953) de las fuerzas aliadas imperialistas
acaudilladas por Estados Unidos y defendió su soberanía y dignidad, lo cual no
es concebible al margen de la extraordinaria dirección de Kim Il Sung.
Este, cierta vez en su encuentro con el estadista de un país, dijera:
“Algunos periodistas extranjeros me preguntan cuándo, estando
continuamente en las fábricas y el campo, ocupo de los asuntos estatales y les
contesto que dirigir aquellos es precisamente hacer esto.”
En realidad él, siempre estando entre las masas, compartiendo junto con
estas la pena y la alegría, terminó en menos de 3 años la rehabilitación y
construcción de postguerra que Estados Unidos calificó de una tarea que ni en
100 cumpliría y realizó la revolución socialista. De seguida, en solo 14 años
efectuó la industrialización e hizo del país un poderoso Estado industrial
socialista. A su merced, en Corea se ha establecido un excepcional socialismo
centrado en las masas populares en el que el pueblo es dueño del todo y lo todo
está a la disposición a aquel y que progresa por la fuerza unida de las masas
populares.
Kim Il Sung también hizo sempiterna contribución a la realización de la
causa por la independencia de la humanidad. En el mundo hay países grandes y
pequeños y los desarrollados y atrasados, pero no es probable que haya los
superiores e inferiores y los dominantes y dominados, esta era su máxima.
Lanzó el lema “¡Unámonos los que reclaman la independencia!”, ayudó
sinceramente a muchos países en el empeño por la independencia nacional y el
desarrollo independiente y desarrolló entusiastas actividades para el
fortalecimiento del movimiento socialista, el de los no alineados y otros
progresistas por el antimperialismo y la independencia. Desde la liberación del
país hasta el último momento de su vida se encontró a más de 70 000 personas
de los 136 países.
Kim Il Sung fue la personificación de los infinitamente nobles virtudes, del
amor al pueblo.
La historia no conoce a un líder como él que enarboló el benignidad como
la bandera de la revolución y durante toda su existencia les dispensó exhaustivo
y sincero amor a las personas. No es casual que él, en su vida, fue calificado
más de “Líder paternal” que de cargo oficial por el público y aun después de su
deceso, de “eterno Presidente”.
Todos que se encontraron con él, fuera quien fuera, se quedaron encantados
con su noble afabilidad y virtudes.
Entre ellos figuran tanto los jefes de Estado de otros países que lo
respetaron y siguieron como a su hermano mayor como otros extranjeros que lo 2
veneraron como a su padre.

También los con diferente criterio político y creencia religiosa y hasta los
políticos de los países hostiles a Corea se hechizaron con los rasgos de Kim
Il Sung.
El investigador-jefe de la Fundación Internacional de Paz de Estados
Unidos, citando las afirmaciones del ex presidente de su país, Jimmy Carter:
“Me impresioné mucho con el Presidente Kim Il Sung”, “Respeto al Presidente
Kim Il Sung como al Dirigente político”, dijo: “Si me atrevo a estimar al
Presidente Kim Il Sung, este, diríase, tiene un noble virtud.”
A su parte Kanemaru Shin, ex vicepremier japonés, expresó: “El Presidente
Kim Il Sung es, de veras, gran estadista y gran hombre, nunca conocido en la
historia mundial ni del oriente y el occidente ni de la antigüedad y el presente.
Por haberme encontrado con un hombre demasiado grande, desde el principio
ante él derramé lágrimas. Me lamento de haber entrevistado con un gran
hombre como él al final de mis actividades políticas”.

lunes, 26 de junio de 2017

DOCUMENTOS PARA ENTENDER EL CONFLICTO EEUU-RPDC





https://mega.nz/#!PYMhxL4B!TAzYmAxD5mTsBoca0JPgaBf4vHDnbJ5UlAfwxlCRqWw

TRATADO DE ARMISTICIO DE COREA DEL NORTE - ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA


https://mega.nz/#!rUdBVLST!0l34uxvb7mDr6HClTE8nXS2i5jQOUncEOYy8W2oVKws(este enlace se debe copiar en el buscador)

GUERRA DE COREA ,UNA PREGUNTA SIN RESPONDER DEL AUTOR DR .CHANNING LIEM