jueves, 22 de mayo de 2014

Alta tensión en la frontera Sudoeste. Posibilidad de conflicto inminente.

La Comandancia del Frente Sudoeste del Ejército Popular de Corea hizo pública el día 21 la siguiente información abierta:
Llegó al extremo la fiebre provocativa de la camarilla militar de Park Geun-hye.
El 20 de mayo, los gángsteres de las fuerzas navales del ejército títere surcoreano cometieron la grave provocación militar de disparar a ciegas con fusiles y cañones contra los buques de guerra del EPC, que cumplían la misión de guardia rutinaria en las aguas suroeste de la parte Norte, y los barcos pesqueros pacíficos de China.
En particular, esta grave provocación se ha cometido intencionalmente a sabiendas de que se mueven los buques del EPC para frenar la pesca ilegal de los barcos pesqueros civiles de China en la zona marítima delicada.
No se puede tolerar ni en lo mínimo que los gángsteres militares surcoreanos hayan abierto primero el fuego en el Mar Oeste donde la permanente tensión militar crea la situación a punto de explosión.
La gravedad del presente incidente reside en que éste coincide con la escalada de incursiones militares en las aguas marítimas de la parte Norte y con el tiro de combate de fusiles y cañones que se realiza casi todos los días en las islas Paekryong, Yonphyong y Taechong.
Tales provocaciones militares, que se ejecutan premeditadamente cuando se han concentrado y reforzado muchos armamentos letales, están relacionadas con la grave crisis en que cayó la banda de Park Geun-hye.
Ahora, la fuerte indignación del pueblo surcoreano se expresa en las manifestaciones con velas a lo largo del territorio surcoreano en demanda de la "destitución de Park".
Por otra parte, el círculo militar es criticado duro por la opinión pública por los sucesivos casos de indisciplina del ejército y por la extraña campaña anti-RPDC en que hasta la puerta del baño es descrita como "drone norcoreano".
Para colmo, el disparate de que la RPDC es el "país que debe ser eliminado" está causando la guerra total de venganza del ejército y el pueblo de la RPDC.
Al incurrir en las provocaciones militares en la zona marítima aguda, los gángsteres militares de Park intentan remediar la fase crítica y evitar la gran derrota en las inminentes elecciones locales.
La Comandancia del Frente Sudoeste del EPC avisa abiertamente a la banda militar de Park Geun-hye los siguientes puntos:
A partir de este momento, los buques de guerra de diferentes tamaños de las fuerzas navales del ejército títere surcoreano, que se muevan a sus caprichos en la candente zona marítima del frente sudoeste, serán blancos de golpe a puntería directa de todos los medios de fuego de nuestra comandancia.
Los buques de guerra surcoreanos, que navegan a sus caprichos a la instigación directa de los gángsteres del círculo militar, son el factor de provocación militar que agrava artificialmente la situación de la zona marítima candente y por lo tanto, resultan los blancos de golpe físico que deben ser aniquilados sin falta.
Tan pronto como se captara cualquier mínima provocación en la línea de guardia marítima del EPC y en los alrededores de 5 islas del Mar Oeste, no se hará esperar el ataque militar sin advertencia previa.
Detener de antemano el primer disparo, clímax del enfrentamiento fratricida, es la mayor prioridad para garantizar la paz del país y la seguridad de la nación.
Anunciamos francamente al mundo que estamos dispuestos a librar el combate decisivo, aunque sea ahora mismo, con los gángsteres del círculo militar surcoreano si ellos lo quieren.
Es decir, queremos que ellos acudan a la batalla oficial para decidir la victoria militar definitiva, en lugar de cometer cobardes y mezquinas provocaciones militares en los callejones como ahora.
Esta posición nuestra se basa en la decisión rotunda de exterminar a los maníacos de confrontación fratricida, enemigos jurados.
Todo el mundo verá no con palabras sino con valientes acciones militares de las fuerzas del frente sudoeste del EPC quién va a desaparecer del territorio y el mar de la patria y quién va a levantarse.


Fuente: KCNA

lunes, 28 de abril de 2014

Información sobre la detención del norteamericano Miller Matthew Todd

El órgano correspondiente de la República Popular Democrática de Corea detuvo el pasado día 10 a un ciudadano estadounidense llamado Miller Matthew Todd (24 años de edad), quien hizo acto imprudente en el proceso de control de su entrada a la RPDC con el propósito turístico.

Él violó el orden legal de la RPDC despedazando la visa de turismo, expedida de modo legal por nuestro órgano correspondiente y gritando que “Voy a exilarme” y “He venido aquí para buscar un refugio”.
El órgano correspondiente lo detuvo por la gravedad de su acto y está investigándolo.


KCNA

domingo, 9 de febrero de 2014

Mensaje del camarada mariscal Kim Jong Un a los campesinos

Kim Jong Un

Renovemos la producción agrícola con la bandera de la Tesis rural socialista en alto

Mensaje a los participantes en la Conferencia Nacional de Jefes de Equipo del Sector Agrícola
6 de febrero de 103 de la era Juche (2014)

Nuestro Partido ha tomado la decisión de convocar a la Conferencia Nacional de Jefes de Equipo del Sector Agrícola, con el objetivo de renovar la producción agrícola enarbolando la bandera de la Tesis rural socialista en ocasión del cincuentenario de su publicación.
En esta magna cita han participado los ejemplares jefes de equipo y otros cuadros del sector agrícola quienes, deseosos de anticipar el día en que nuestro pueblo disfrute plenamente de una vida abundante y dichosa, han dado una gran muestra de abnegación patriótica y sobrecumplido el plan de producción de cereales, verduras, carne y frutas.
Mis calurosas felicitaciones a los participantes en la Conferencia y mi sincero agradecimiento a todos los agricultores y funcionarios del sector, que defienden firmemente el frente de la agricultura socialista y a los militares y civiles que ayudan al campo de todo corazón, siguiendo la dirección del Partido.
Hace cincuenta años el gran Líder, compañero Kim Il Sung, hizo pública la Tesis sobre el problema rural socialista en nuestro país e iluminó por primera vez en la historia el camino hacia la solución del problema. Es una imperecedera obra clásica que da satisfactorias respuestas teóricas y prácticas a la referida cuestión y un gran programa de nuestro Partido para la construcción del campo socialista. Con su publicación el gran Líder realizó una proeza histórica y sempiterna para la causa de las masas populares por la independencia y la del socialismo.
Luego de haberse publicado la Tesis, nuestro país experimentó una gran transformación en el campo socialista.
El exitoso impulso de las revoluciones ideológica y cultural en el campo evolucionó de manera trascendental los rasgos espirituales de nuestros agricultores y supuso un gran desarrollo en su vida cultural. Ellos se han formado hoy como fidedignos protagonistas del sector agrícola socialista que, armados con la idea Juche, la idea Songun, y unidos estrechamente en torno al Partido y el líder, se entregan en cuerpo y alma para materializar la política del Partido acerca de la agricultura. Ha elevado notablemente su nivel cultural y técnico, las aldeas rurales se han convertido en poblados modernos de carácter socialista y como resultado, han disminuido considerablemente las diferencias entre la ciudad y el campo en los estándares de la vida cultural. Con el vigoroso avance de la revolución técnica se han introducido la irrigación, la electricidad, las máquinas y los productos químicos en la economía rural, se han dado gigantes pasos de avance en la tarea de acondicionar todas las tierras laborables del país como tierras dignas del socialismo, así como se han consolidado las bases material y técnica del sector agrícola.
Los cambios históricos que se han producido en el campo de nuestro país comprueban claramente la justeza y vitalidad de la Tesis rural socialista del gran Líder. Gracias a su gran e inmortal programa nuestro pueblo ha podido dar un brillante ejemplo en la construcción rural socialista.
La Tesis es la gran bandera de la construcción del campo socialista que nuestro Partido debe enarbolar invariablemente.
Nos corresponde materializar cabalmente las tareas presentadas en ella, para de esta forma lograr un nuevo auge en la construcción rural de la nueva centuria y solucionar definitivamente el problema rural.
Es necesario impulsar con más vigor las revoluciones ideológica, técnica y cultural en el campo.
Se colocará en primer plano la revolución ideológica con miras a formar a todos los agricultores como revolucionarios de la era del Songun que, pertrechados con el kimilsungismo-kimjongilismo, se abniegan por el bien de la sociedad y el colectivo y en aras de la patria y el pueblo, y con la conciencia inmaculada y sinceridad dedican todo lo suyo al desarrollo de la agricultura nacional. Es preciso inculcarles la inconmovible fe en el socialismo y la firme conciencia de clase de carácter antiimperialista, de manera que consideren como su propia vida el socialismo a nuestro estilo, lo amen fervorosamente y luchen implacablemente contra las maniobras de la penetración ideológica y cultural del imperialismo.
Con vistas a edificar con éxito un Estado socialista civilizado como desea nuestro pueblo y solucionar definitivamente el problema rural, hay que acelerar la revolución cultural en el campo. En acato a la consigna de formar a todos los ciudadanos como excelentes científicos y técnicos, se promoverá la divulgación de conocimientos científicos y técnicos, todos los agricultores aprenderán la avanzada tecnología agrícola, manipularán con habilidad los modernos medios tecnológicos y un mayor número de ellos se incorporarán en el sistema educativo que les permite estudiar sin abandonar las actividades laborales. Hace falta crear óptimas condiciones para el pleno disfrute de la vida cultural y sentimental y modernizar más las aldeas hasta transformarlas en civilizados y hermosos parajes del socialismo.
Nos toca impulsar enérgicamente la revolución técnica en el campo, conforme a la demanda de la era de las ciencias y la tecnología, era de la informática, a fin de consolidar más las bases material y técnica de la economía rural y elevar ininterrumpidamente el nivel de la adaptación científica y la modernización de la agricultura. Debemos promover la mecanización integral y la aplicación de la química en la economía rural para acortar la distancia entre las faenas agrícolas y las industriales y liberar de una vez para siempre a los campesinos del trabajo engorroso. En cuanto a la irrigación del campo, nos atañe afianzar los éxitos ya alcanzados, construir nuevas instalaciones, fomentar la introducción de varios y avanzados métodos y perfeccionar el sistema.
La tarea más importante que hoy encara el sector es cultivar bien la tierra y aumentar decisivamente la producción.
La agricultura es la avanzada para la defensa del socialismo y el sector principal que nos exige concentrar la fuerza para la edificación de una potencia económica socialista.
Los imperialistas que no desean que seamos fuertes y ricos, crean dificultades en la vida alimentaria de nuestro pueblo mediante el recrudecimiento de la presión y las sanciones económicas, en un vil intento de debilitar su fe en el socialismo. Nos compete cultivar bien la tierra a toda costa, hallarle una respuesta satisfactoria al problema alimentario de la población y de esta forma frustrar las maquinaciones del enemigo contra nuestra República y socialismo. Ahora que hemos ocupado con todo derecho la posición de la potencia ideo-política y militar, con un buen cultivo y el autoabastecimiento de víveres nuestro socialismo se mantendrá incólume y proseguiremos el proceso revolucionario y constructivo como nos hemos propuesto y con ánimo, pese a las siniestras maniobras del enemigo.
Por la gran importancia de la agricultura, nuestro Partido la ha definido como sector principal para la construcción de la potencia económica y ha lanzado el llamado de que en este año sea la primera que sostenga la antorcha de la innovación en la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero.
En el sector deben cultivar bien la tierra en este año significativo en que se cumple el cincuentenario de la publicación de la Tesis rural socialista, cumplir cueste lo que cueste la tarea de la producción cerealera presentada por el Partido y el Estado y, a partir del 2015 en que se celebra el septuagésimo aniversario de la fundación del Partido del Trabajo de Corea, alcanzar las metas más altas.
Al tiempo que incrementar decisivamente la producción cerealera, es imperioso inyectar nuevos bríos en todas las ramas de la economía rural como el cultivo de verduras, la ganadería y la fruticultura.
Para aumentar de manera trascendental la producción agrícola, se debe introducir las ciencias y la tecnología en la agricultura, según las exigencias de la política del Partido y del método de cultivo jucheano.
Este método es una valiosa herencia creada por el gran Líder. Un método propiamente nuestro que se ajusta a las condiciones reales del país y un método superior de cultivo científico e intensivo que asegura una abundante cosecha por muy adversos que sean el medio natural y el clima.
Fue el gran compañero Kim Jong Il quien definió como tal ese método original y científico, descubierto por su predecesor como fruto de un ingente esfuerzo, y condujo enérgicamente su puesta en práctica. Buen conocedor de las exigencias de la realidad en desarrollo, presentó como orientación del Partido la idea de producir una revolución agrícola en la era del Songun, con el fin de aplicar cabalmente el mencionado método, abriendo un amplio camino para la solución del problema agrícola.
La llave maestra para aumentar la producción agrícola en nuestro país con limitada superficie de tierras laborables es recurrir a las ciencias y la técnica, tal como exigen la política del Partido y el método agrícola jucheano, y lograr el máximo rendimiento en cada hectárea.
Ante todo, se debe impulsar la revolución de la semilla.
La semilla es lo más esencial en el cultivo. Es necesario conceder importancia a su mejoramiento y prestarle atención primordial. Hace falta obtener variedades que aseguren alto rendimiento en el clima y el suelo del país, requieran de poco abono y corto período para su crecimiento y que sean resistentes a distintos causantes de estragos como sequía, tempestad, enfermedades e insectos nocivos. Mientras que obtenemos buenas variedades con nuestros propios recursos, también debemos prestar atención a la tarea de introducir del extranjero las que aseguren alto rendimiento.
Es indispensable renovar la labor de la obtención de semillas. Al sector agrícola le compete realizar esa labor de manera científica y tecnológica, a fin de producir y asegurar suficiente cantidad de excelentes semillas, según requieran cada localidad y granja cooperativa. Se debe construir modernas plantas de tratamiento de semillas de acuerdo con la demanda de la era del cultivo científico y establecer el sistema que permita seleccionar, clasificar y revestir las semillas en un proceso integral y suministrarlas a las granjas.
Nos atañe lograr innovaciones en el método de cultivo.
La importante reserva para el incremento de producción está en renovar el método de cultivo según la tendencia actual del desarrollo agrícola.
Es preciso distribuir correctamente las plantas y variedades partiendo del principio del cultivo adecuado en tierra y período apropiados e introducir ciencias y tecnología en su abonamiento y cuidado.
Hay que distribuir plantas y variedades en conformidad con las peculiaridades de la región, su medio natural y clima. Deben promover el cultivo de plantas idóneas para una determinada región, por ejemplo, cultivar principalmente arroz en la zona donde se recoge una buena cosecha de dicha planta. Lo mismo sucede con el maíz o con la papa. Dada la diferencia del ambiente natural y el clima entre regiones, granjas y parcelas de una misma granja, hay que hacer un estudio científico sobre el provecho real que pueda reportar el cultivo de unas u otras plantas y variedades y saber distribuir las más apropiadas.
En las granjas cooperativas harán exhaustivos preparativos para las faenas de cultivo de distintas fases y, sobre esta base, realizarán las labores de cada periodo a su debido tiempo y con calidad. Se debe evitar la tendencia a obligar indistintamente a todos a que hagan tal trabajo hasta tanto tiempo, sin tener en cuenta el ambiente natural, el clima y otras particularidades de cada una de las regiones, so pretexto de que aseguran la tempestividad en el cultivo.
Resulta importante abonar la tierra de manera científica y técnica. Al aplicar eficaces métodos de abonado que concuerden con las peculiaridades de las plantas y fases de su crecimiento, producirán más cereales con menos fertilizante. En lugar de aferrarse al abono nitrogenado, también utilizarán armoniosamente el fosfórico, el potásico, el silíceo y los de microelementos. En las granjas cooperativas descartarán los viejos métodos de controlar el agua y utilizar abonos y otros productos agroquímicos a ojo de buen cubero y optarán por el avanzado método de abonado y cuidado de las plantas, basado en la medición y análisis científicos.
Es indispensable introducir ampliamente la avanzada tecnología y métodos de cultivo.
Actualmente se estudian y aplican varios métodos que posibilitan elevar notablemente el rendimiento con el uso de menos semillas, mano de obra y materiales. Debemos generalizarlos ampliamente. Es imperioso optimizar el aprovechamiento de la tierra e intensificar el cultivo al practicar activamente las cosechas dobles y triples con ayuda del cultivo mixto o el de distintas plantas en distintas temporadas, cuyas ventajas se han comprobado en las granjas, así como al priorizar el cultivo de una variedad de cereales con otra o de cereales con papas y lograr el cultivo científico y sustancial de cereales con verduras o con plantas para fines industriales.
Nos toca fomentar el método de la bioagricultura. En este método lo fundamental es producir y utilizar gran cantidad de abonos orgánicos. Actualmente no son pocos los funcionarios del sector quienes piensan que la agricultura es inconcebible sin el abono químico, lo cual es un concepto erróneo. En una tierra que contenga muchos elementos orgánicos, las plantas se cultivan bien aunque se les dé poco abono químico. La tendencia mundial del desarrollo agrícola también prefiere el cultivo con el abono orgánico y no con el químico.
Con vistas a hacer más fértil la tierra y lograr de forma sostenida el alto rendimiento por hectárea, hemos de abonar mucho la tierra. Producir el abono orgánico significa incrementar la producción cerealera. Al sector le corresponde poner empeño en la producción del abono y echar en cada hectárea de los arrozales y secanos entre 20 y más de 30 toneladas de abono de buena calidad. En las granjas aprovecharán al máximo las reservas de abono como el estiércol del ganado, las basuras de las ciudades, el abono vegetal y el cieno.
El abono hukbosan, denominación puesta por el gran Líder en el sentido de que es un tonificante del suelo, y el orgánico compuesto son de alta eficacia. En el sector agrícola se debe concentrar los esfuerzos en la producción del primer abono, así como consolidar las bases de producción del segundo abono e incrementar su elaboración.
Es imperioso establecer el sistema de producción circular en cadena que combina la agricultura y la ganadería, método ventajoso tanto por el aumento de las cabezas de ganado como por la producción de excelentes abonos que contribuye a una rica cosecha de cereales. En las granjas deben atenerse invariablemente a la orientación del Partido de implantar el mencionado sistema y materializarla cabalmente, para de esta forma activar la ganadería y aumentar la producción cerealera.
Es imperioso desarrollar la ciencia y la tecnología agrícolas.
El sector de investigación de ciencia agrícola debe concentrar la fuerza en la solución de los problemas científico-técnicos que se presentan para materializar la política del Partido sobre la agricultura, entre ellos los relativos a la semilla, la tecnología de cultivo y la invención de nuevas máquinas agrícolas. Con el sentimiento patriótico de aportar a la rica cosecha con sus resonantes éxitos, los científicos y técnicos de la esfera asumirán como tarea principal la solución de los problemas acuciosos en la producción agrícola y desarrollarán su trabajo con el objetivo bien definido y con tesón hasta consumarlo.
Es preciso introducir a tiempo en la producción los logros de la ciencia y la tecnología agrícolas. A tal efecto deben ser activos, superando la obstinación en las viejas experiencias y el menosprecio de las ciencias y la tecnología.
Para aumentar la producción es necesario proteger las tierras cultivables y extender las plantaciones de cereales.
La tierra es el medio principal de la producción agrícola y valioso patrimonio nacional para las generaciones venideras. En el sector de la economía rural pondrán empeño en la protección territorial para evitar la pérdida de tierras cultivables. Realizarán regular y sustancialmente la trasplantación de árboles, la regulación de ríos y riachuelos y la reparación y mantenimiento de instalaciones para evitar la anegación y pérdida de tierras cultivables en la temporada de lluvia e impulsarán de manera planificada la formación de bancales con terraplenes de hierba para resguardarlos de los daños naturales. Al mismo tiempo se esforzarán de modo activo por restaurar las tierras destruidas por la inundación y rescatar las perdidas hasta recuperar la superficie que está registrada en el plano de la distribución del territorio. Es particularmente importante acabar con el uso indebido y derroche de tierras cultivables. Hay que establecer una rigurosa disciplina y orden de modo que no ocurran ilegalidades como la intrusión en los terrenos laborables y su uso para otros fines e intensificar el control administrativo y legal contra esos fenómenos. En tanto que seguimos esforzándonos por la construcción de pólderes, debemos ensanchar las tierras cultivables recurriendo a varias posibilidades.
La agro-silvicultura es un método idóneo para aumentar la producción de cereales con la eficiente utilización de los bosques. El gran General Kim Jong Il se refirió a la necesidad de convertir todas las montañas en las de oro y de tesoro que nos regalan alimentos y vestidos. En ciudades y distritos definirán acertadamente los objetos y desarrollarán en gran escala la agro-silvicultura para así aumentar la producción de cereales y acelerar la forestación.
Hace falta renovar la estructura de la producción agrícola concediendo prioridad a la producción de cereales, hasta el punto de maximizarla. Ya que para nosotros la solución del problema alimentario es el imperativo más acucioso, debemos hacer lo posible por reducir las plantaciones no gramíneas y ampliar arrozales y maizales. Al Consejo de Ministros le corresponde revisar la situación general del uso de tierras cultivables por las unidades no pertenecientes al Ministerio de Agricultura, darles aceptables planes de producción de cereales y exigirles su cabal cumplimiento.
Es necesario desplegar activamente el movimiento para labrar la tierra con los propios recursos.
Los encargados de la producción agrícola son precisamente los funcionarios y trabajadores del sector. Y es muy natural que ellos cultiven la tierra por su propia cuenta. En las condiciones actuales no es una tarea fácil para las granjas cooperativas, pero esto no quiere decir que es imposible. En las granjas cooperativas ejemplares donde están grabadas las huellas de dirección del gran Líder y del gran General sobrecumplen los planes de la producción con sus propios esfuerzos e incrementan la retribución de sus trabajadores, al despertar su conciencia y entusiasmo y organizar de manera intachable las faenas de cultivo de todas las fases. A todas otras granjas les compete aprender esta experiencia y esforzarse con denuedo para cultivar la tierra con sus propios recursos.
El equipo es la unidad más inferior del campo que ocupa una posición importante en el desarrollo de la economía rural y la producción agrícola.
Al elevar su papel se puede desarrollar la economía rural socialista y renovar la producción agrícola.
Es preciso manifestar plenamente la superioridad del sistema de autogestión del equipo.
Creado por el gran Líder, es una buena forma de organizar la producción y un método superior de administración que inducen a los agricultores a participar en la producción y la gestión en calidad de dueños, con apego a la economía conjunta. Su superioridad ya se ha comprobado fehacientemente en la práctica.
Al sector agrícola le incumbe aplicar correctamente el sistema de autogestión de equipo, según las exigencias de la realidad en desarrollo, de manera que los granjeros manifiesten su gran responsabilidad y creatividad. Conforme a los requerimientos de este sistema hay que trazarles claramente a los agricultores las tareas sobre el mantenimiento de la tierra, el desarrollo del proceso de cultivo y el cumplimiento del plan de producción y hacer un balance oportuno y sustancial de modo que todos ellos, conscientes de su condición de dueños, trabajen con gran entusiasmo y responsabilidad. Ya que recientemente, con el fin de elevar el afán de los granjeros por la producción, implantamos el sistema de cuidar con responsabilidad las parcelas, dentro del marco del sistema de autogestión del equipo, las granjas cooperativas deben aplicarlo correctamente acorde a la situación de cada cual para que tenga efecto en la producción agrícola.
En la aplicación del sistema de autogestión del equipo resulta importante atenerse estrictamente al principio socialista en la retribución. El igualitarismo no tiene nada que ver con este principio y va en detrimento del afán de producción de los granjeros. Los equipos tienen que hacer a tiempo y correctamente la evaluación del trabajo diario de sus miembros según la cantidad y calidad del trabajo. Y en obediencia a las exigencias del principio de la retribución socialista, deben repartir a los campesinos principalmente en especies, en atención a las puntuaciones que hayan obtenido, luego de restar cierta cantidad definida por el Estado de los cereales que hayan producido sus unidades. El Estado debe definir racionalmente el plan de acopio obligatorio de cereales, a base de un cálculo correcto de la demanda de alimentos del país y los intereses y las necesidades de la vida de los granjeros, para que estos, llenos de confianza, hagan mayores esfuerzos.
Es imprescindible elevar la responsabilidad y el papel de los jefes de equipo.
Ellos son núcleos del campo en los que se apoya nuestro Partido en su empeño por afianzar la posición del campo socialista y dirigentes de base que organizan y llevan a cabo el cultivo y la gestión del equipo. De la manera de desempeñar sus funciones depende la materialización o no de la política agrícola del Partido y la manifestación o no de la superioridad y la vitalidad del sistema de autogestión del equipo.
Conscientes del objetivo que persigue el Partido al convocar la presente Conferencia como la primera del año, cumplirán sus deberes con responsabilidad y éxito.
Primero, deben ser fervorosos defensores, propagandistas y cumplidores de la política agrícola del Partido y el método de cultivo jucheano.
Al aceptarlos como guía de acción más justa e inquebrantable fe, los defenderán firmemente en cualquier circunstancia y condición. Deben conocerlos mejor que nadie y divulgarlos activamente entre los agricultores. Se atendrán a sus exigencias para realizar todos los quehaceres de labranza y cumplirán a toda costa la tarea de producción asignada a sus equipos, considerándola como una orden de combate del Estado.
Segundo, deben ser genuinos dueños del equipo y hábiles dirigentes que cultivan la tierra y gestionan sus unidades con responsabilidad y creatividad.
Trazarán con previsión el plan de cada proceso de cultivo, conforme a la situación de sus equipos, y organizarán con escrúpulo el empleo de la mano de obra y el trabajo para cumplir a tiempo y con calidad todas las tareas agrícolas. Con la determinación de contribuir cual abono a la rica cosecha, se levantarán más temprano y se acostarán más tarde que otros para ser los primeros en cumplir las faenas más difíciles. Deben meditar a toda hora y estudiar mucho para el aumento de la producción y la mejor administración del equipo. Urge superar la subjetividad y la arbitrariedad e incentivar el ingenio y la creatividad de su colectivo para perfeccionar constantemente sus gestiones.
Tercero, deben ser genuinos agricultores de la nueva centuria, versados en todas las faenas agrícolas y conocedores de las modernas ciencia y tecnología agrícolas.
Conocerán como la palma de la mano sobre todos los trabajos del campo, asimilarán las modernas ciencia y tecnología de la agricultura y se prepararán para manejar con habilidad varias máquinas agrícolas. Serán sensibles a lo nuevo y muy emprendedores e introducirán con audacia las avanzadas técnicas y métodos y las valiosas experiencias sobre la agricultura.
Cuarto, deben ser diligentes en el cuidado y la administración de bienes comunes de la granja.
Lograrán la unidad con los miembros del equipo y apreciarán, amarán y preservarán tierras, máquinas, animales de tiro y otros útiles de labranza como si fueran sus propios bienes y carne. Orientarán a los integrantes del equipo a que, conscientes de que son dueños de la economía común, participen en tal calidad en la producción y administración y no practiquen el maltrato y la dilapidación de los bienes de la granja y de los productos.
Quinto, amarán y atenderán a los miembros del equipo como si fueran el mayor de los hermanos.
Tratarán con amabilidad a todos ellos, con diferentes caracteres, vocaciones y niveles de preparación, y trabajarán bien con ellos hasta prepararlos como dignos miembros de una gran familia socialista. Los amarán de corazón, se interesarán más por la vida de ellos que por la suya y los atenderán con responsabilidad. Con ellos serán siempre corteses, compartirán las alegrías y las penas, convivirán en armonía y con optimismo, y de ellos obtendrán el afectuoso calificativo de “nuestro jefe de equipo”.
Son muy grandes la confianza y la esperanza que nuestro Partido deposita en los jefes de equipo del sector agrícola. A todos ellos les compete conocer bien su misión y cumplirla al pie de la letra, como precursores y abanderados del campo capaces de levantar una furiosa llamarada de innovaciones en la producción agrícola.
Es preciso promover la ayuda del Estado al campo.
Esta es uno de los principios fundamentales de la construcción del campo socialista estipulados en la Tesis rural. Sin ella es inconcebible el asentamiento de la agricultura sobre un fundamento científico, su modernización y el continuo incremento de la producción agrícola.
Hace falta que el Estado aumente las inversiones en el sector agrícola y mejore el abastecimiento de materiales. En este tipo de ayuda lo importante es suministrar en el tiempo oportuno el abono necesario para la producción agrícola. El abono son precisamente los cereales. Se debe abastecer de electricidad y carbón al Complejo Químico Juventud de Namhung y el Complejo de Fertilizantes de Hungnam, arsenales que tienen a su cargo el aprovisionamiento de municiones al frente de la agricultura socialista, de manera que normalicen en alto nivel la producción. Producirán tanto el abono nitrogenado como el fosfórico, el potásico, el silíceo y los de microelementos. Se enviarán al campo muchos tractores y otras máquinas modernas y también se le suministrarán suficientemente la electricidad, el combustible, las mantas de vinilo, los productos agroquímicos y otros materiales con arreglo a las fases de las faenas agrícolas.
Se necesita ayudar al campo con la mano de obra. Dado que la agricultura no está mecanizada aún en el nivel deseado, es preciso que todo el país brinde la ayuda laboral al campo. Esta ayuda será organizada apropiadamente en atención a las peculiaridades de cada localidad y granja cooperativa en tanto que los voluntarios deben asumir la misma responsabilidad que los campesinos y realizar las faenas agrícolas con esmero y escrupulosidad. A la par de promover la ayuda al campo, se debe combatir la movilización de las fuerzas laborales y equipos de labranza de las granjas cooperativas en las tareas ajenas a la agricultura.
Es preciso elevar las funciones del Consejo de Ministros y los organismos de dirección de la agricultura.
De su desempeño dependen en gran medida los cambios en la producción agrícola mediante la movilización de todos los recursos.
El Consejo de Ministros, consciente del propósito del Partido que concede importancia a la agricultura en la construcción del Estado poderoso y próspero, se atendrá al principio de concentrar esfuerzos en ese sector al proyectar, organizar y dirigir las actividades económicas y resolverá a tiempo los problemas relacionados con la producción agrícola. En cuanto al aprovisionamiento de la agricultura, no se limitarán a impartir planes y apremiar su cumplimiento en un despacho, pretextando las dificultades económicas que enfrenta el país sino averiguarán in situ los problemas pendientes en la producción y adoptarán medidas decisivas para resolverlos.
Los organismos de la dirección agrícola deben cumplir plenamente su responsabilidad como encargados de la agricultura. Abandonarán decididamente las actitudes de profundo arraigo como el subjetivismo, el burocratismo y el formalismo. Al dirigir las labores agrícolas priorizarán la asistencia técnica, generalizarán los avances técnicos y metodológicos, exigirán a las granjas cooperativas el acatamiento de las normas científico-técnicas en el cumplimiento de los trabajos agrícolas y les brindarán eficiente apoyo en este sentido.
Es necesario intensificar la dirección del Partido sobre el sector agrícola.
A las organizaciones del Partido les corresponde realizar sus actividades en el sentido de defender y ensalzar las proezas sempiternas realizadas por el gran Líder y el General para el desarrollo de la agricultura del país y materializar la política agrícola del Partido.
Deben realizar sustancialmente la labor política encaminada a estimular el espíritu de los funcionarios y trabajadores del sector.
La clave para el aumento de la producción agrícola es activar la fuerza espiritual de los integrantes del sector. Las  organizaciones  del  Partido  deben  lograr  que  ellos,  como fieles adeptos al patriotismo deKim Jong Il, lo apliquen plenamente en las prácticas y que aprendan el espíritu de lucha heroica de los campesinos de la generación anterior que en el fragor de la guerra aseguraron la producción de cereales. Trasladarán el escenario de la labor política a los terrenos de cultivo, donde realizarán una dinámica labor de agitación para estimular el entusiasmo y ánimo de los campesinos y excitar el esfuerzo de toda la granja por la mayor productividad.
Crearán la unidad modelo y promoverán la emulación de las demás unidades para superarla. Uno de los tradicionales métodos de trabajo de nuestro Partido consiste en crear un prototipo e incitar al mundo a imitarlo teniéndolo como referencia. Las organizaciones del Partido harán que la unidad obtenga esa distinción con sus propios esfuerzos y no con la ayuda exterior e incorporarán a las demás unidades a la reñida emulación por superar al modelo. En la granja cooperativa también se crearán la brigada y equipo ejemplares y se desarrollará una dinámica emulación para que otras unidades también se ganen esa reputación.
Son de suma importancia la posición y el papel de los comités distritales del Partido en la solución del problema de cereales mediante la aplicación consecuente de la política agrícola trazada por el Partido. Uno de los deberes más importantes que ellos asumen es mejorar el cultivo en su distrito. Les corresponde estimular a los funcionarios del comité de gestión de granjas cooperativas y otros organismos administrativos y económicos del distrito a que con elevado sentido de responsabilidad proyecten y dirijan sustancialmente la labor encaminada a lograr innovaciones en la producción agrícola, y rectificar los errores a su debido tiempo. También les compete dirigir escrupulosamente a todas las organizaciones del Partido en el campo para que cumplan infaliblemente su plan de producción agrícola movilizando todos los recursos a la labranza.
Les incumbe reforzar las filas de jefes de equipo. Elegirán para este cargo a personas fieles al Partido, de elevado espíritu patriótico y con amplios conocimientos técnicos y alta calificación profesional y los conducirán a responder con la mayor producción de cereales a la gran confianza depositada a ellos por el Partido y el pueblo.
Estoy firmemente convencido de que todos los funcionarios y trabajadores del sector agrícola, con la inquebrantable fe en la victoria, registrarán avances trascendentales en la producción agrícola enarbolando la bandera de la Tesis rural socialista.


lunes, 6 de enero de 2014

Embajador de la RPDC en España

Según el decreto del Presidium de la Asamblea Popular Suprema de la República Popular Democrática de Corea, Kim Hyok Chol fue nombrado como nuevo embajador extraordinario y plenipotenciario de la RPDC a acreditarse en el Reino de España.
Fuente: KCNA





martes, 17 de diciembre de 2013

Segundo aniversario de la muerte del dirigente Kim Jong Il

Desde la KFA País Valenciano, queremos mostrar todo nuestro apoyo al pueblo coreano en el segundo aniversario de la muerte del dirigente Kim Jong Il.
Hoy hace exactamente dos años que el Gran líder, camarada Kim Jong Il, fallecía en un tren mientras volvía de viaje de visitar unas regiones del País, prueba de que era un hombre del pueblo, que no viajaba en coche ni con medios lujosos, sino en tren, como un coreano mas.
Solo podemos tener palabras de agradecimiento para este gran dirigente, que supo sacar a la República Popular Democrática de Corea de la "Ardua Marcha" y construir la gran potencia socialista próspera de Corea. El dirigente Kim Jong Il, consolidó la Idea Juche y la política Songun, que ha llevado a la RPDC a conseguir autentico milagros en todos los sentidos.
Guió al país tras la muerte del Presidente Kim Il Sung, una gran perdida para el país, ya que el Presidente Kim Il Sung, construyo la nación coreana y construyo el socialismo en Corea. Hizo de un país en ruinas, tras la guerra, una nación próspera, razón por la cual todos los comunistas del mundo lo tenemos en alta estima.
Creó la idea Juche y dotó una gran formación al Partido del Trabajo.
Con la muerte del Presidente Kim Il Sung, el pueblo coreano perdió a su gran líder, pero ahí estaba el dirigente Kim Jong Il para tomar las riendas de la situación y construir la gran potencia socialista prospera, cosa que hizo sin duda. Cuando falleció el Presidente Kim Il Sung, dijo una frase que pasará a los anales de la historia: "No esperen ningún cambio de mi". Dejando claro que no iba a renunciar a la senda revolucionaria iniciada por el Presidente Kim Il Sung, y que no iba a llevar a Corea por la senda del revisionismo. Otro punto fundamental del dirigente Kim Jong Il fue conceder a la labor ideológica la máxima importancia, sabiendo que con la lucha ideológica es como mejor se puede vencer.
Han sido muchos los logros del gobierno de la RPDC bajo la dirección del dirigente Kim Jong Il. Con su muerte, el pueblo sufrió la mayor de las perdidas desde la muerte del Presidente Kim Il Sung.
Lo sustituyó en su cargo, el mariscal Kim Jong Un, que sigue construyendo la gran potencia socialista prospera de Corea.

¡¡Mantse Kim Il Sung!!

¡¡Mantse Kim Jong Il!!

¡¡Mantse Kim Jong Un!!





lunes, 16 de diciembre de 2013

Discurso de Kim Jong Un con motivo del día del Songun

"Para forjar su destino y lograr la causa socialista en medio del intenso enfrentamiento con el imperialismo y del peligro permanente de la guerra, las masas populares deben consolidar ante todo el fusil de la revolución y empuñarlo más firmemente. La historia del movimiento socialista mundial nos enseña la seria lección de que con un ejército débil e inconsecuente no se puede defender el destinode los pueblos ni el socialismo. Robustecer el sujeto de la revolución tomando al ejército como fuerza principal valerse de su papel protagónico para impulsar la lucha revolucionaria y la labor de construcción deviene una nueva teoría revolucionaria dilucidada por la idea de Songun.
La revolución es una lucha a muerte o vida entre revolucionarios y contrarrevolucionarios y su destino depende de cómo se robustece el sujeto de la revolución y se eleva su papel." 

Mariscal Kim Jong Un





sábado, 30 de noviembre de 2013

- Celebrada con éxito nuestra Reunión Internacional en Colonia

Con asistencia de representantes de la Embajada de la RPDC en Berlín, y miembros de Alemania, Bélgica, Dinamarca, Estado español, Francia, Polonia, Rumanía y Suiza. La próxima reunión en el 2014 será organizada por la KFA de Bélgica.
Durante la reunión se aprobó un mensaje conjunto dirigido al Mariscal Kim Jong Un, Comandante Supremo de la República Popular Democrática de Corea. El mensaje fue publicado el 26 de noviembre por el diario coreano Rodong Sinmun en primera página. Según palabras de nuestro compañero y presidente de la Asociación de Amistad con Corea, Alejandro Cao de Benós:

“Como sabéis, la primera página de Rodong Sinmun es leída por cada ciudadano en la República, y normalmente se reserva para las actividades de nuestros Grandes Líderes, el Presidente Kim Il Sung, el Generalísimo Kim Jong Il y el Mariscal Kim Jong Un. Por esta razón se puede entender la importancia y el papel de la KFA en defensa de la RPDC
actuando como embajadores de amistad en el mundo. Es gracias a la actividad de delegados y miembros que estamos creciendo en número y prestigio cada día. Deseo que sigáis con nosotros por este camino por muchos años”.





Fuente: KFA Estado Español